El alcalde de Cochamó Carlos Soto junto al empresario Roberto Hagemann.

fuentes: Diario Lawen: El Valle Cochamó Está Amenazado, Diario U Chile: Vecinos de Cochamó Se Mantiene Alerta

La renovación de la ZOIT del valle de Cochamó ha sufrido muchos contratiempos. Primero, debido a numerosas solicitudes del alcalde Carlos Soto para dejarla sin efecto, convirtiéndose de esta forma en el primer alcalde de todo Chile que solicita salirse de este instrumento. Y, segundo, porque el empresario minero Roberto Hagemann envió una solicitud a Sernatur pidiendo que se excluyeran del polígono de la ZOIT cerca del 50% del polígono propuesto.

Hagemann dice que son sus tierras pero incluye el Fundo Pucheguin, que cuenta con aproximadamente 140.000 hectáreas y del que no ha dado pruebas a la comunidad que demuestren que es dueño legítimo. Asimismo, la solicitud esta fundada en que las propiedades que pide excluir no tienen ningún fin turístico, lo cual es totalmente falso. Por ejemplo, en los últimos meses adquirió el ex Campo Aventura en el sector de La Junta, propiedad dedicada al turismo durante más de 20 años y en la que continuó ofreciendo los servicios turísticos, con un camping y un lodge. Son parte del Fundo Pucheguin los Cerros Trinidad, Anfiteatro, el Monstruo y Cerro Torrecilla, todos atractivos turísticos a nivel mundial. Es más, Sernatur ha hecho multiples campañas de promoción turística de estos atractivos.

Tanto al alcalde Soto como al empresario Hagemann se les liga al mega proyecto hidroeléctrico Mediterráneo y se les acusa de querer terminar con la ZOIT, para así poder destrabar el proyecto hidroeléctrico y simplificar procesos de futuros megaproyectos.

Pero la comunidad no se ha quedado tranquila. Hubo una gran convocatoria en el proceso de participación ciudadana para defender el actual polígono, donde los habitantes dieron argumentos históricos y técnicos para rechazar la propuesta de Hagemann y, además, están solicitando que toda la comuna conforme el área de la Zona de Interés Turístico. Para ello están recolectando firmas y al 12 de junio ya han logrado 27.000 adherentes.

Pablo Marín, concejal de la comuna, indicó que Hagemann solo tiene derechos sobre los terrenos del Fundo Pucheguin y no así el dominio, por lo tanto su facultad para decidir sobre este tipo de temas puede ser cuestionada.

En esta situación, una de los aspectos que más molesta a los vecinos es que el alcalde Carlos Soto apoya la reducción del polígono, postura de la que incluso dista el Consejo Municipal que aboga por respetarlo.

“Para la comuna de Cochamó ha sido complejo el tema por la falta de información de parte del municipio a la comunidad, que ha permitido que sujetos como este señor se hagan dueños de algo que no les pertenece, y más encima crea una suerte de asociación con personajes que deberían defender la comuna, violando principios de ética y el notable abandono de funciones públicas como lo ha hecho nuestro alcalde”, señaló sobre esta situación el representante comunal Pablo Marín.

Tanto el empresario Roberto Hagemann como el alcalde Carlos Soto fueron contactados por Radio Universidad de Chile pero evitaron referirse al tema.

En lo que refiere al proceso de validación de la Zoit, la consultora que estaba evaluando esta decisión asumió errores metodológicos y aseguró  que los terrenos que el empresario solicita excluir serán, por ahora, parte del polígono. Sin embargo, para ratificar la decisión deben pronunciarse órganos públicos, además del gobierno, por lo que ganar la batalla no es aún del todo seguro.

Rodrigo Condeza, presidente de la organización Puelo Patagonia, reitera que la parte que este empresario quiere sacar del polígono, que corresponde a un tercio de la comuna, es importante para el turismo de la zona, pues miles de personas pasan por el sector para hacer escalada en lugares como el Monstruo, Trinidad o el Anfiteatro. “Dijimos no, por ningún motivo, empezando porque él no ha sido capaz de demostrar que es dueño y segundo, el sector ha sido ocupado desde hace unos 15 años por el mundo de la escalada”.

Roberto Hagemann no tiene buena fama en Cochamó, pues en 2013 quiso instalar una central hidroeléctrica de pasada, llamada Mediterráneo, utilizando las aguas del Río Puelo. Sin embargo, su proyecto no pudo prosperar debido a que la Corte Suprema anuló su Resolución de Calificación Ambiental en 2018, gracias a una serie de acciones de movilización emprendidas por la comunidad.

Para leer los artículos completos, ir a

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here